Dale una vuelta a tus regalos para que no fracases

Se acerca San Valentín, esa fecha en la que muchos de los que vendemos productos o servicios aprovechamos para hacer hincapié en qué cosas son una buena idea para regalar a nuestra pareja. Cuántas veces habré recomendado regalar belleza. Pues bien, ya no estoy tan segura de querer hacerlo, al menos, no de la forma habitual. Revisando mis textos relacionados con San Valentín, a día de hoy observo algunas cosas a matizar.

Quizá el hecho de llevar aproximadamente un mes revisando neceseres con cosmética de regalos de reyes que no cubrieron las expectativas de quienes los recibieron e, incluso, hicieron empeorar la piel, tenga que ver con este cambio personal de opinión. Creo sinceramente que es necesaria una prescripción profesional previa para regalar cosmética y acertar. Si no, es un fracaso anunciado:

  • “Pero Estela, ¿esto que me regalaron es bueno, no?”
  • “¿Por qué no me ha sentado bien? Creo que fue caro, no son cremas malas … no lo entiendo”
  • “¿Cómo puede ser que no haya notado nada? Si las opiniones que he leído en varios sitios son buenísimas, lo usa la actriz X, que podría permitirse cualquier producto … qué desilusión …”

ESTELA Belleza - Prescripción Cosmética Personalizada

Conclusión: si vas a regalar cosméticos, que sea en base a lo que la persona utiliza y necesita. O, si no, algún “producto extra”, de esos que no son imprescindibles pero que pueden mejorar una rutina cosmética domiciliaria, como las mascarillas o los exfoliantes. Y siempre con consejo profesional de alguien que conozca la piel de la persona que va a recibir el regalo 

Sí a las experiencias de belleza, pero con asesoramiento honesto

Otro regalo maravilloso son las experiencias de belleza. Pocas cosas me parecen tan agradecidas como recibir de regalo algún servicio de estética o bienestar. Pero en esto también hay que saber escoger bien. Con frecuencia me cuentan experiencias no satisfactorias de “regalazos”. ¿A qué se debe?. Pues una vez más, a la falta de asesoramiento profesional o a recomendaciones poco honestas: tratamientos de moda, servicios de lujo como los que se hacen las celebrities … 

ESTELA Belleza - Masaje

Es como si a una habitación le regalan un encerado de suelo de lujo y con la última tecnología y ese suelo tiene migas, barro, está medio levantado por algunas zonas … ¿qué va a hacer esa cera, aunque sea de calidad? Nada, no va a lucir en absoluto. Esta falta de profesionalidad es terrible porque al final es dinero tirado a la basura, insatisfacción de una persona y, además, genera mala imagen del sector. Todos salimos perjudicados. 

Soy defensora absoluta de los tratamientos personalizados, de atender a las necesidades de cada piel en cada momento, de los “servicios vivos” que se modifican según va respondiendo la piel. Me apasiona poder decidir qué incluir o que evitar en cada momento, igual que cuando uno cocina y valora si el guiso necesita más sal, más tiempo de cocción o alguna especia adicional.

Propuesta para dos

Y, cómo no, súper recomendable en esta fecha, un regalo doble. Porque un rostro cuidado, limpio y fresco es sinónimo de salud, así que mi propuesta para dos es que disfrutéis de los resultados de una Higiene Facial Profunda, por supuesto, adaptada a cada uno. Una piel limpia transmite salud y belleza y nuestro cutis es, sin duda, nuestra carta de presentación.

En fin, lo que pretendía ser un escrito sobre San Valentín se ha convertido en una opinión o reflexión, una vez más, de la belleza en nuestra sociedad. Cuidarse es maravilloso, querer estar más guapo/a también, y el hecho de querer hacerlo, muchas veces denota ganas de vivir, ¡de disfrutar! Y eso es la #BELLEZACONCABEZA, disfrutar de cuidarse con objetivos reales y asesoramiento profesional. 

Y celebremos siempre el amor, ya sea en San Valentín o cualquier otro día, ¿no creéis? Ya sea con una flor, unas palabras bonitas, una caricia, o con un maravilloso tratamiento facial especial para esa persona que quieres, un masaje, o esa mascarilla que le ha recomendando su estetista y no se haya comprado aún. Y quiero recalcar los masajes, que muchas veces son la primera idea cuando se habla de regalos de belleza. Los hay para todos los gustos: de espalda, piernas, de todo el cuerpo, de rostro, cuello y cabeza. Y también pueden acompañarse de exfoliaciones corporales. Sólo con escribir sobre ellos, ya estoy disfrutando.  

Feliz San Valentín.

(Artículo de María Estela de Abajo Sanz del sábado 8 de febrero de 2020 en LNE)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *