Hoy vengo dispuesta a hacer un balance del 2020 en cuanto a belleza se refiere.

Si bien la salud siempre es prioritaria, este año nos ha puesto de frente cuánto. Y la piel también ha sido noticia, por las alteraciones dérmicas características de la COVID-19, por las lesiones consecuencia de la higiene de manos, y las lesiones asociadas al uso de mascarilla y otros EPIs, que nos pillaron por sorpresa, pero afortunadamente cada vez se controlan mejor. 

Ha sido un año en el que la mayoría ha seguido cuidándose, al menos esa ha sido mi realidad laboral. No olvidemos nunca que para cuidar bien es necesario cuidarse bien.

Destaco la importancia que se ha dado al cuidado del contorno de los ojos, la zona más visible, pero también muchas personas han aprovechado para tratar las zonas ocultas, como los labios, el área peribucal, el pliegue nasogeniano o las lineas de marioneta. 

Tiempos difíciles, pero afortunadamente con belleza y cuidados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *