Un buen profesional es lo único que necesitas para ver resultados

La cosmética es parte fundamental de mi trabajo. Es más, podría prescindir de alguno de los grandes aparatos con los que trabajo, pero si no tuviera productos, nada tendría sentido. Existen tratamientos en cabina maravillosos, con grandes resultados, pero si uno no cuida su piel a diario, y de la forma adecuada, no conseguiríamos nada. Para mí, es tirar el dinero.

Comienzo de forma tan rotunda, porque cada día me encuentro con personas que dicen “las cremas no sirven para nada nada”. Afirmación radicalmente opuesta a lo que comentaba en el párrafo anterior. Y eso me ha dado mucho que pensar. 

ESTELA Belleza. Prescripción cosmética

Uno de los grandes culpables de esta mala fama de las cremas es, sin duda, la propia industria cosmética y todo el marketing que la rodea. Las promesas de pieles de porcelana, rejuvenecidas, sin arrugas, ni manchas, ni flacidez, ni poros …  generan unas expectativas en el consumidor que son imposibles de cumplir. 

Otra cosa que influye mucho y que no siempre sale bien, es dejarse llevar por las recomendaciones de una amiga, una revista, las opiniones en internet… Prescribir cosméticos no es fácil, como tampoco lo es crear una buena rutina de belleza. No todo vale para todos. Con cada piel se persigue un objetivo, y a por él hay que ir. Y cada piel muestra una respuesta diferente a un mismo producto, incluso una misma piel reacciona distinta en uno u otro momento. Cada persona es única, y su piel también lo es.

“¿Pero tú que crema usas?”

Es increíble la de veces que me han preguntado esto, y no es top secret ni mucho menos, pero no sirve de nada, salvo para saciar la curiosidad del otro. O también, “¿para ti cuáles son las mejores cremas?”. Y mi respuesta es siempre la misma, las mejores cremas para qué, para quién, en qué momento, con qué objetivo. Y es que NO hay una mejor crema del mundo. Aunque es inevitable que nos llame la atención leer o escuchar de vez en cuando ese tipo de titulares, que tardan segundos en desmentirse, y años en borrarse de la mente de muchos consumidores. 

Por suerte son muchos los productos de calidad que existen en el mercado, también con independencia del punto de venta. Porque NO existe un mejor sitio donde comprar cosméticos. Centros de estética, farmacias, parafarmacias, perfumerías … en todos habrá productos que sí merezcan la pena y otros tantos que no. Lo fundamental es encontrar el profesional que sea capaz de asesorar correctamente, de revisar, evaluar resultados, evolución, y adecuar la rutina a cada instante de piel y momento. 

ESTELA Belleza. Prescripción cosmética solar
Sesión de fotos de Foreo, Tratamientos corporales de Matriskin y Solares

Puedo decir alto y claro que la cosmética funciona, sí, pero no hace milagros. No es el secreto de la eterna juventud, pero sí uno de los secretos para envejecer bien. Cualquiera estará de acuerdo conmigo en lo agradable e importante que es ver la piel bonita y cuidada, porque eso irradia salud, limpieza y belleza.

Asesorar en cosmética exige una gran especialización 

Conocer los activos que funcionan, las propiedades de los ingredientes, la tecnología que hay detrás, los avances… requiere esfuerzo, dedicación y pasión. Y, sobre todo, conocer la piel. Ese órgano del que personalmente estoy enamorada. Pero ojo, es importante saber que aunque un ingrediente demuestre buenos resultados, no implica que si una crema lo tiene, esa sea adecuada para tu piel. Hablo de ingredientes estrella como la vitamina C, la vitamina A (Retinol que os sonará más), la vitamina E, la vitamina B5 (Pantenol), la vitamina B3 (Niacinamida), la manteca de Karité, el ácido hialurónico, las ceramidas… detrás de cada ingrediente hay mucho que comentar.

Es gratificante lograr que personas que pensaban que no podía usar determinado activo, que su piel muestra necesitar, consiga usarlo sin problema y aprovecharse de todos sus beneficios, simplemente recurriendo a algún derivado, o cambiando la forma de aplicación, por ejemplo. 

Últimamente me ocurre bastante con el Retinol. Muchas personas lo han vetado en su rutina por no tolerarlo, sabiendo de su efectividad y beneficios. Como especialista en el cuidado de la piel y experta en vitamina A, mi tarea es valorar si efectivamente es lo que la piel necesita en ese momento, y de ser así, cómo poder incluirlo en su rutina cosmética con seguridad. 

Mi objetivo hoy es visibilizar cómo cada profesional entendemos de lo nuestro, y sí, en cuestión de cosmética también.

(Artículo de María Estela de Abajo Sanz del sábado 23 de febrero de 2019 en LNE)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *